El Ahorro Programado en América Latina y el Caribe

Autor: 
Xavier Martín

Los límites del concepto de ahorro programado, también conocido como ahorro contractual o ahorro planificado, son difusos. Sin embargo, hay evidencias que demuestran que determinados diseños en los productos de ahorro pueden ayudar a las personas a alcanzar un mayor nivel de compromiso en su voluntad de ahorrar1. Entender mejor los distintos diseños de los productos de ahorro programado dirigidos a poblaciones de bajos ingresos en América Latina y El Caribe es clave para poder evaluar las virtudes y limitaciones de este tipo de productos y poder así diseñar políticas destinadas a incrementar la movilización de ahorros entre la población de escasos recursos.

En América Latina y el Caribe hay más de 2.000 instituciones financieras reguladas por los bancos centrales o superintendencias bancarias autorizadas para captar depósitos. Bancos públicos, bancos privados, financieras, cooperativas de ahorro y crédito, cajas de ahorro, mutualistas y hasta más de 30 tipologías distintas de instituciones financieras encargadas de custodiar y promover el ahorro de la población. Existen, además, más de 3.000 cooperativas de ahorro y crédito que captan ahorros con escasa o nula regulación prudencial. Muchas de estas entidades promueven el ahorro a través de una variada oferta de productos. Más allá de las cuentas de ahorros tradicionales y los depósitos de plazo fijo, hay toda una serie de productos que incorporan distintos tipos de mecanismos que ayudan a los clientes a ahorrar de forma regular ofreciendo incentivos y restringiendo el uso de los mismos a situaciones previamente acordadas.

Desde el programa ProAhorros, liderado por el FOMIN, queremos entender mejor la realidad del ahorro programado en América Latina y El Caribe a fin de identificar experiencias exitosas que nos ayuden a promover estrategias y políticas de fomento del ahorro. Con este objetivo, hemos iniciado un ambicioso estudio2 que pretende analizar la oferta de productos de ahorro programado en 26 países de la región3. Discernir entre los productos de más de 5.000 instituciones financieras para ser capaces de establecer una tipología de productos de ahorro programado no es tarea sencilla. A pesar de ello, creemos que el esfuerzo vale la pena ya que puede arrojar luz sobre las características que deben tener este tipo de productos para poder llegar con éxito a poblaciones de escasos recursos.


1 Los trabajos del Profesor Dean Karlan y del Abdul Latif Jameel del Poverty Action Lab en el área de la economia del comportamiento son especialmente relevantes ya que muestran, a través de evaluaciones aleatorias, la eficacia que pueden tener determinadas características en el diseño de los productos financieros para incentivar el ahorro en poblaciones de bajos recursos.

2 Este estudio se publicará durante el primer trimestre del 2013.

3 Los países incluidos en el estudio son Argentina, Bahamas, Barbados, Belize, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.